Calle Rosario, 59

02003 Albacete

+34 967 21 05 49

Movil: 683 62 02 09

Lunes - Viernes

9:30 - 13:30 / 17:30 - 20:30 Sábados: 10:00 - 13:00

¿QUÉ ES LA ESTIMULACIÓN COGNITIVA?

¿QUÉ ES LA ESTIMULACIÓN COGNITIVA?
La estimulación cognitiva está pensada para restaurar habilidades cognitivas, enlentecer la progresión del deterioro y procurar su estabilización durante el mayor tiempo posible, controlar los síntomas, mejorar el estado funcional y prevenir las complicaciones y problemas de salud más prevalentes.

OBJETIVOS
Los objetivos de la estimulación cognitiva persigue es mejorar el funcionamiento cognitivo para ralentizar el proceso de deterioro, evitar la desconexión del entorno, aumentar la autoestima y la autonomía personal, evitar el estrés y mejorar la calidad de vida del enfermo y de su familia

BENEFICIOS:
Mediante la estimulación cognitiva cualquier persona puede mejorar sus capacidades cognitivas como:
• El lenguaje
• La memoria
• La atención

A QUIEN VA DIRIGIDA
Se trata de una actividad destinada a cualquier persona por sus beneficios, pero especialmente orientada a las personas mayores en el proceso de envejecimiento normal aunque no tengan ningún tipo de demencia ni pérdida de memoria, para personas con deterioro cognitivo leve y en situaciones de demencia leve.

Algunas tareas que se pueden desarrollar para fomentar esta estimulación cognitiva pueden ser actividades que impliquen la lectura y escritura, cálculo numérico, orientación, reconocimiento de sonidos y música, objetos y formas a través del taco, lenguaje, atención –concentración, copia de dibujos y realización de manualidades.

PAUTAS GENERALES DE AFRONTAMIENTO Y MANEJO DE LAS SITUACIONES DE ESTIMULACIÓN COGNITIVA

  1. Conviene que el cuidador permanezca con el usuario para la realización de estos ejercicios.
  2. Buscar un lugar agradable para el usuario y el cuidador, donde habitualmente se sientan cómodos con luz y temperatura adecuadas.
  3. Se trata de realizarlos a diario para intentar crear hábitos de trabajo, en sesiones cortas, de unos 30 minutos, una o dos veces al día y de manera relajada.
  4. Buscar el momento del día más apropiado para realizarlos, si es posible un ratito por la mañana y otro por la tarde, en los que, tanto el usuario como el cuidador, estén dispuestos o de mejor humor para trabajar.
  5. Si se aprecia que el usuario está cansado, se desmotiva, se frustra o se enfada durante la realización de las tareas, porque le resultan incómodos o difíciles, es importante parar y continuar después, en otro momento, incluso al día siguiente, o bien buscar otra actividad que en esos momentos resulte más grata.
  6. El momento de realizar las tareas ha de convertirse en un momento agradable, de entretenimiento, de juego y ¿por qué no?, divertido, tanto para el usuario como para el cuidador.
  7. El cuidador ha de ser muy comprensivo con el usuario, no importa el rendimiento, no importa el tiempo, importa que el usuario realice la actividad y en la medida de lo posible la disfrute. No es conveniente enfadarse con él.
  8. El cuidador ha de explicar las tareas al usuario de manera sencilla y clara, mostrando una actitud amigable, próxima y cordial para dar confianza al usuario.
  9. Además de la realización de estos ejercicios, es muy importante, también con una frecuencia diaria, incorporar al usuario a actividades y tareas cotidianas de la casa, que supongan un apoyo al cuidador. Ejemplos de estas actividades son: estirar y doblar la ropa de la plancha, tender la ropa en un lugar seguro, emparejar calcetines, secar y colocar los cubiertos en su lugar, barrer, pasar el plumero, etc. En resumen, actividades sencillas para el usuario, que aumentarán su sentimiento de utilidad y su autoestima.

EJEMPLO DE FICHAS DE TARESA COGNITIVAS