Desde Terapia Ocupacional, trabajamos con las Actividades de la Vida Diaria, que están divididas en tres grandes bloques:

  • Actividades Básicas de la Vida Diaria (ABVD´S): Comprende la alimentación, la ducha, el vestido, el aseo personal, la micción y deposiciones, el uso del retrete, traslados del sillón a la cama, la deambulación y subir y bajar escaleras
  • Actividades Instrumentales de la Vida Diaria (AIVD´S): Se centran en aquellas actividades como la capacidad de usar el teléfono, ir de compras, preparación de la comida, cuidado de la casa, lavado de ropa,usos de medio de transporte, responsabilidad sobre la medicación y la capacidad de manejar dinero.
  • Actividades Avanzadas de la Vida Diaria (AAVD´S): Incluyen el cuidado de otros, la socialización, el ocio, los viajes… etc.

 

Para valorar todas ellas existen escalas que nos dan mucha información, pero también podemos contar con la familia, cuidadores informales o el propio usuario para acceder a ella. Es importante conocer sus capacidades sobre su estado físico y mental, sobre la posibilidad de participar en los cuidados, sobre su capacidad para tomar decisiones y si tiene o no dificultades de comunicación. De esta forma potenciaremos su autonomía y mejoraremos su calidad de vida en la medida de lo posible.

En este apartado nos centraremos en algunas actividades básicas relacionadas con la higiene, qué tipo de necesidades tiene el usuario y cuales son, por tanto, la labor del cuidador principal o el auxiliar en cada caso:

  • Ducha: Independiente, no necesita ninguna persona presente. Puede usar bañera, ducha o lavarse por partes incluida la espalda. / Requiere supervisión para entrar o salir de la bañera o por seguridad para testar la temperatura del agua, etc. / Requiere asistencia para entrar o salir de la bañera, lavarse o secarse. / Necesita asistencia en todas las fases del baño. / Totalmente dependiente.
  • Vestido: Incluye abrocharse y desabrocharse la ropa, atar y desatar cordones. / Requiere mínima asistencia para realizar lo especificado anteriormente / Necesita asistencia para ponerse o quitarse cualquier elemento (ropa o calzado) / El paciente participa en algún grado pero es dependiente en todos los aspectos del vestido / Dependiente, no participa en la actividad.
  • Aseo: Incluye lavarse la cara y las manos, peinarse, lavarse los dientes o el cuidado de la dentadura y afeitarse utilizando por sí mismo el enchufe de la maquinilla si es eléctrica / Necesita mínima ayuda en algo de lo anterior, pero dirige solo todo el proceso / Necesita ayuda en alguna o más de l as tareas anteriores / requiere asistencia en todos los pasos de la higiene / Dependiente.
  • Control de esfínteres: Utiliza correctamente el baño de forma independiente/ No tiene incontinencia y utiliza el baño, pero necesita ayuda / Tiene incontinencia y acude al baño con ayuda. Dependiente / Necesita dispositivos específicos para la incontinencia y no usa el baño. Totalmente dependiente.

Dependiendo del nivel de dependencia del usuario, la actitud del cuidador principal y/o el profesional deberá adaptarse a las circunstancias:

  • Cuando es autónomo (el usuario toma sus propias decisiones, es independiente para realizar la actividad y no precisa ayuda) habrá simplemente que supervisar.
  • Cuando es parcialmente dependiente (necesita ayuda para realizar alguna de las actividades de la vida diaria) habrá que apoyarle en la realización de dichas actividades, fomentar el autocuidado y proporcionar productos de apoyo o adaptaciones del entorno que faciliten dicho apoyo.
  • Cuando es dependiente (no tiene capacidad para realizar alguna actividad) habrá que realizar la actividad en lugar del usuario y permitir su participación en la medida de lo posible.

Las tareas de higiene pueden resultar especialmente complicadas cuando hay dificultades en la movilidad o un deterioro cognitivo que impide al usuario comprender la situación. Es por ello que el éxito en los cuidados será mayor si aprovechamos todos los apoyos disponibles, tanto para los cuidados de la persona con dependencia como para el propio cuidador personal o profesional del cuidado.

Mª Ángeles Gonzalez Martínez. Terapeuta Ocupacional.